Matías de Biedma

Mis primeras practicas de yoga comenzaron en el año 2007. En aquel entonces ya había finalizado mis estudios universitarios y encontraba más tiempo para leer sobre textos espirituales. Estos temas fueron ganando cada vez mas interés en mi, pero caí en la cuenta que no iba a avanzar en mi camino únicamente leyendo. Es así como en el 2010 y luego de finalizar mi primer Vipassana, comencé mi practica espiritual.

Siempre estuve agradecido con mis maestros, considero que fueron un pilar importante en mi camino. Ellos me inspiraban de distintas maneras y sobre todo creían en mi. Me incentivaron a experimentar el yoga dentro mio y eso es lo que enseño, lo que surge de mi  propia experiencia. Matthew Vollmer es mi guía en este camino y actualmente asisto al KPJAYI en Mysore, India para practicar bajo la guía de Sharath Jois.

Confío en mi práctica, refleja mi vida. La elijo a diario, porque me equilibra, disciplina, organiza y sobre todo me llena de energía. Es mi espacio, es mi centro. Es en lo que creo y sé que así como me ayuda a desarrollarme como mejor persona y mejor profesor, también puede ayudar a todos aquellos que la practiquen y se comprometan. Todos se deben una oportunidad para conectar con su verdadero Ser.

Carola della Croce

Me crucé con esta práctica por el 2010 en Buenos Aires, de donde vengo, buscando algo que me ayudara con el stress de mi vida diaria. Estaba muy desconectada de mi cuerpo, de la gente que me rodeaba y de mi misma pero aún así sentía algo dentro de mi ardiendo por algo de sentido en ese caos.

Esta práctica me transformó profundamente a mi y toda mi vida y estoy eternamente agradecida por eso. Desarrollé una perspectiva completamente nueva sobre mi cuerpo, mi mente, mis patrones y por lo tanto, mis relaciones. A través de esta práctica, descubrí nuevas dimensiones de compasión y aceptación. Estoy comprometida a compartir su poder transformador, la posibilidad de desarrollar una práctica nutritiva dedicada a sostener la vida diaria a través de un enfoque nuevo, honesto y amoroso.

Anualmente voy a Mysore, India para poder practicar con Sharath Jois en el KPJAYI y honrar así la tradición. Estoy agradecida de haber sigo guiada por este camino por Matthew y Carla Vollmer; fuente de inspiración y maestros que me recuerdan día a día por qué y para qué practico.

Elaine Haller

Empecé a practicar yoga en el 2008 mientras vivía en Tailandia. Mi curiosidad por la tradición del Ashtanga me llevó a mi primera clase Mysore a principios del 2013 y a mi primer viaje a la India; donde conocí la tradición budista tibetana, la cual me influenció profundamente. Después de regresar a Berlín para cursar mi maestría en Gestión de Conflictos Interculturales en 2014, comencé a practicar con mi maestro Matthew Vollmer y desde entonces, he mantenido una práctica diaria. También tuve la suerte de practicar en el KPJAYI con Sharath Jois.

Mi práctica diaria me ha dado estabilidad, alegría y fuerza en la vida diaria. Su enfoque meditativo me da compasión, bondad y aceptación, para mí y los otros. Me trae claridad a la mente y ligereza en el cuerpo. Asistir a Matias y Carola a diario en las clases Mysore, lo cual he estado haciendo desde septiembre de 2017, me permite compartir mi amor por la práctica.

Franziska Polleter

La primera vez que escuché acerca de Vipassana, y la fuerza de este intenso estilo de meditación, fue durante mis viajes por Sudamérica en el 2012. Las historias me impresionaron tanto, que me inscribí en mi primer curso de Vipassana (SN Goenka) inmediatamente. Pronto fue seguido por otro en Israel. Desde entonces, la meditación se ha convertido en un elemento importante en mi vida. Me alienta y estabiliza en situaciones díficiles.

En el 2013, cuando me mudé a Berlín para comenzar mi maestría en arquitectura, necesitaba encontrar un equilibrio en mi vida diaria. Inmediatamente después de las primeras clases de yoga, pude sentir que mis tensiones se alejaban y que volvía la sensación de paz interior. Sin embargo, todavía extrañaba la posibilidad de practicar a mi propio ritmo con el foco en mi respiración. Así que en 2014, asistí a mi primera clase de Ashtanga con Matthew Vollmer, quien pronto se convertiría en mi maestro. Hoy el crecimiento interno, que surge a través de una práctica diaria, afecta positivamente la manera en que me relaciono con los demás y conmiga misma. Desde noviembre de 2016, comencé a asistir a mis maestros a diario, y actualmente estoy aprendiendo a enseñar Ashtanga en la tradición Mysore.

Any doubts?

You can send us an email and we'll get back to you.